16 agosto, 2010

Arránqueme, señor, las ropas y las dudas. Desnúdeme, desdúdeme.

No hay comentarios: